Lunes, 22 Enero 2018
BREAKING NEWS
Comandante Charqueño

Comandante Charqueño Destacado

Hispano recibe nombramiento como Comandante de Compañía de la Guardia Nacional de Oklahoma.

Una de las cosas que nos caracterizan como hispanos, es siempre tener cerca a nuestra familia en momentos importantes. Así lo fue el fin de semana pasado cuando la familia Charqueño llegó al Centro de Reserva de las Fuerzas Armadas en Mustang, Oklahoma. El motivo, presenciar la ceremonia que otorgaba el nombramiento como Comandante de la Compañía 205th Signal Company, 45th Fires Brigadede la Guardia Nacional de Oklahoma al Capitán Johnny Charqueño Leija, quien forma parte de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos desde hace 17 años.

Johnny Charqueño es nacido en esta ciudad de Oklahoma, hijo de Carmen Leija(fallecida) y Margarito Charqueño, quienes son oriundos de Coahuila, Villa de Zaragoza, San Luis Potosí, México y los cuales emigraron a este país en los 80’s.

Johnny asegura que el crecer aprendiendo sobre la cultura hispana lo hace sentirse orgulloso, ya que gracias a sus padres conoció valores como el respeto, la disciplina, y el siempre estar unidos en familia. Cosas que le han permitido cumplir sus metas.

“La verdad mi familia lo es todo para mí, creo que sin ellos no estaría en esta ceremonia de nombramiento. Somos más de 300 personas los que conformamos la familia Charqueño y ellos hacen que siempre me mantenga humilde a pesar de mis logros. Creo que en ocasiones hasta se les olvida que formo parte del ejército, algo que la verdad les agradezco, porque siempre es importante que uno recuerde sus raíces”, afirmó el Capitán.

El deseo de Johnny Charqueño por formar parte de las Fuerzas Armadas, se dio de sorpresa. Según comenta, se graduó de la escuela NW Classen en el año 99 y comenzó a trabajar. Estando en su trabajo un señor se acercó y le dijo que él tenía que hacer algo más por su vida, que tenía el potencial para lograr mejores cosas. “Cuando ese señor me aconsejó, me quedé pensando realmente en lo que quería hacer en mi vida. Recuerdo que fui a pagar un recibo de agua o gas y había una estación de reclutamiento y decidí entrar al ejército. Al comentarle a mi mamá, no lo podría creer, ya que ella no estaba muy de acuerdo que sus hijos fueran soldados, pero al final lo aceptó y siempre sentí su apoyo hasta el día que murió”, mencionó Johnny Charqueño.

Afganistán, Alaska, Virginia, Kentucky y recientemente la ayudad dada a los afectados por el huracán en Houston, Texas; son algunos de los lugares donde ha tenido misiones que realizar. Pero al preguntarle sobre cual ha sido su mayor sacrificio o lo más difícil que ha enfrentado, mencionó que el dejar a su esposa Tiffany y a sus hijos Jonathan, Jovanny y Maricruz. Estar en un campo de batalla y pasar un largo tiempo sin verlos, es sin duda su mayor sacrificio.

Además de su servicio en la Guardia Nacional de Oklahoma, el Capitán Johnny Charqueño trabaja en la Universidad de Oklahoma dando clases de ciencias militares y encargado del ingreso al programa de ROTC(Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva).

“Creo que la comunidad debe saber que nosotros los que estamos sirviendo a este país, necesitamos en ocasiones sentir el apoyo de nuestra familia o amigos. Quizás hay esposas, hijos, sobrinos que tienen un familiar sirviendo en el ejército y no necesariamente tienen que decirle gracias por lo que hace por este país, sino debe de demostrarle ese agradecimiento a través de hechos, como el tirar la basura, sacar buenas calificaciones, ayudar al cuidado de los niños. Esas cosas son las que nosotros valoramos mucho. Eso nos hace saber que tenemos el apoyo de nuestros seres queridos”, agregó.

Comandante de Compañía

Es el comandante de una unidad militar que generalmente consta de 100 a 250 soldados, a menudo organizados en tres o cuatro unidades más pequeñas llamadas pelotones. 


Medios

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Noche de excesos

    Narran supuesta noche de drogas y sexo que vivio Rafael Amaya

    Rafael Amaya presuntamente vivió una noche llena de excesos en un table dance de la Ciudad de México, según reportaron medios nacionales, como Radio Fórmula y El Debate.
    El joven Agustín Larios narró a Diario Basta! que acompañó al actor, de 40 años, en la parranda, en la cual hubo muchas drogas, sexo y alcohol
    “Me encontré a Rafael Amaya en un table dance un jueves. Esa noche él estuvo con 5 chavas del lugar, con todas tuvo relaciones sexuales. Él solito se bebió una botella de whisky y estuvo consumiendo drogas”, relató el sujeto, quien puntualizó que al protagonista de “El Señor de los Cielos” estuvo de fiesta tres días.
    Durante la entrevista, Larios señaló que aunque no tiene contacto con Amaya, sabe que ya está completamente rehabilitado.
    “Él comentó esa noche que ya no iba a beber ni a meterse nada, que era una despedida de los vicios. Uno de sus amigos asegura estar feliz de que Rafael se haya rehabilitado y de que cumpliera su palabra”, detalló el joven, quien precisó que el actor acudió a una clínica gracias a la ayuda de un cantante.
    Desde 2015 se comenzó a rumorar que Rafael Amaya se había tomado tan en serio su personaje de ‘Aurelio Casillas’ en “El Señor de los Cielos”, que tenía problemas con las drogas.
    En diciembre de ese año, varios medios nacionales indicaron que el actor sufrió una sobredosis y que estuvo a punto de morir, hecho que el negó y señaló que llevaba una vida muy sana pese a las especulaciones.

  • Nuevo asesinado

    La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato del periodista mexicano Carlos Domínguez, el primer caso de 2018, e instó al Gobierno de México a hacer lo que corresponde para que el crimen no quede impune. “Sabemos que la violencia tiene terribles consecuencias para la familia del periodista y sus colegas. Enviamos nuestra solidaridad a los afectados y urgimos al gobierno a cumplir con su responsabilidad de investigar, identificar a los asesinos y autores intelectuales y castigar a todos los involucrados”, señaló el presidente de la SIP, Gustavo Mohme. Domínguez, profesor y periodista independiente, fue apuñalado cuando estaba en un automóvil en Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas. Robeto Rock, presidente del Comité de Libertad de Prensa e Información de la SIP, dijo que asesinar periodistas es “una forma extrema de censura”. “La falta de justicia y castigo (para los autores de estos asesinatos) alienta otros actos de violencia, lleva a la autocensura como medio de defensa e inhibe el ejercicio de la libertad de expresión”.

  • Aprovechan damnificados

    Denuncian desvío millonario en ayudas a damnificados del sismo

    Una investigación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) encontró irregularidades y un desvío millonario en el programa de tarjetas para los damnificados de los sismos de septiembre, denunció la ONG Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). “Según la pesquisa, el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) emitió múltiples tarjetas a nombre de 1.495 beneficiarios. La autoridad bancaria documentó que a esos plásticos se depositaron unos 3,6 millones de dólares”, explicó la organización. MCCI contactó a damnificados cuyos nombres aparecen en hasta 34 tarjetas y detectó incluso que algunos de ellos, pese a la supuesta recepción de ayudas, “ni siquiera recibieron una tarjeta”, a la que se depositan los fondos.
    En la comunidad de Tenochtitlán, en Villaflores (Chiapas), Reynaldo Molina Espinoza trata de que su casa de adobe siga en pie cuatro meses después del terremoto del 7 de septiembre, de magnitud 8,2, con la ayuda de 15.000 pesos (789,5 dólares) que recibió a través de una tarjeta. Pero Molina Espinoza no sabe que en los registros de Bansefi su nombre aparece en 34 tarjetas, a las cuales se les depositó un total de 510.000 pesos (26.842 dólares), denunció la ONG.
    En una investigación realizada por la CNBV -a la cual MCCI tuvo acceso-, el nombre de Reynaldo Molina Espinoza aparece como parte de 1.495 casos de damnificados de los terremotos del 7, el 19 y el 23 de septiembre en México -que dejaron cientos de miles de viviendas dañadas- y a cuyo nombre Bansefi emitió muchas más tarjetas de las que tenían derecho.
    De acuerdo con esa pesquisa de 90 páginas, Bansefi emitió 4.574 tarjetas para 1.495 beneficiarios; es decir, se hicieron 3.079 plásticos de más, que Bansefi usó para “dispersar recursos en efectivo” que ascienden a 68,8 millones de pesos (unos 3,6 millones de dólares).
    “En la investigación de la autoridad bancaria se mencionan los once nombres de los damnificados a quienes se les emitieron el mayor número de tarjetas, entre 34 y 10 para cada uno, todas con fondos”, señaló la ONG.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento