Lunes, 22 Enero 2018
BREAKING NEWS
Una promesa del Golf

Una promesa del Golf Destacado

Ayudar a atletas física y mentalmente, así como ser jugador profesional de golf, es la meta de Alberto Ruiz Nava.

Quizás para muchos el hablar del golf, no es uno de los temas favoritos e inclusive el practicarlo es algo que no se ve comúnmente en hispanos, pero para el joven Alberto Ruiz Nava, es más que un deporte. El golf ha sido parte de su vida. Desde que tenía 6 años Alberto comenzó a apasionarse por este deporte.

Oriundo de Los Cabos, México llegó a Oklahoma en 2012, con el propósito de seguir sus estudios. Inició en Oklahoma City Community College y posteriormente ingresó a la Universidad Central de Oklahoma, para estudiar la carrera de Profesional Golf Management.

Cuando era pequeño mi mamá enfermó de cáncer, y tuvo que realizar un viaje a la ciudad de México. Durante su ausencia yo me quedé con uno de mis compañeros de la escuela. Un día el tenía una lección de golf y yo lo acompañé. El instructor me dejó jugar con mi compañero y desde ese momento me di cuenta que éste deporte era el que quería realizar. Este instructor fue la primer persona que puso un palo de golf en mis manos y su nombre es Fernando Serna. Fernando fue mi primer instructor y me enseñó todo lo que hay que saber de este deporte. Durante el paso del tiempo empecé a tomar clases con otro instructor, Steve Dodson. Mi mamá trabajaba con él y así fue como Steve y yo empezamos esta relación que se convirtió en una de las más importantes en mi vida. Steve fue mi instructor desde que yo era pequeño hasta su fallecimiento en Marzo del 2017. Comencé a jugar golf a los 6 años. Desde los 8 años a los 15 jugué varios torneos en Los Cabos, México. Después de eso practicaba muy poco. A los 18 fue cuando empecé a tomar el golf en serio otra vez”, señaló Alberto Ruiz Nava.

Al preguntarle cuales han sido algunas de las competencias más importantes que ha realizado, nos dijo que las más importantes para él es el competir con el compromiso, dedicación sacrificio y perseverancia.

“Realmente disfruto mucho del golf. Este deporte es muy competitivo, y la sensación de llegar a las 6 de la mañana a calentar y jugar golf básicamente todo el día en un torneo, es algo que me encanta hacer. Jugar golf y pasar tiempo solo en el campo me da tiempo para pensar, ya sea en mi juego o en la vida. Estar en el campo de golf me da un sentimiento de tranquilidad y paz que no puedo encontrar en ningún otro lugar”, manifestó el joven deportista.

A la edad de 8 años Alberto comenzó a ver la recompensa de su trabajo y sacrificio. Su primer logro fue ganar un torneo llamado "Drive, chip, and putt" en San José del Cabo, México. De los 8 a los 14 años, ganó 21 torneos en México. En su carrera universitaria de golf participa en 8 torneos cada semestre. Así que durante este tiempo que comenzó en Agosto del 2013, ha ganado varios torneos. En la temporada de 2014-2015 ganó el Broncho Cup que es el Jugador del Año. En 2014 consiguió el título Championship de Willow Creek Country Club, y en 2016 el Club Championship de Hidden Trails Country Club (Es el mismo Country club pero en 2015 tuvieron nuevos dueños que le cambiaron el nombre). 

Quiero aclarar que la carrera de golf Professional Golf Management Program (PGM Program), no es lo mismo que el programa de golf para el equipo de la universidad. El 27 de septiembre del 2016 gané mi primer torneo jugando para el equipo de la universidad llamado Missouri Southern State Invitational, y esa misma semana después de la victoria fui nombrado Mid-America Intercollegiate Athletics Association Player of The Week. Cada logro no es solo gracias al esfuerzo que doy en cada competencia o entrenamiento, también es gracias al apoyo de mi familia. Ellos son los que siempre han estado conmigo pase lo que pase, y no importa los resultados que obtenga. Al igual que mi familia, mis amigos son los que me dan inspiración a convertirme en un mejor jugador y en una mejor persona”, aseguró Alberto Ruiz.

Para este joven golfista, no todo ha sido triunfos y éxitos. Como todo en la vida ha pasado momentos difíciles, los cuales con el tiempo ha podido superar.

Creciendo una de las cosas mas difíciles para mi fue mi mentalidad en el golf. Yo tenía problemas de enojo cuando se trataba degolf y mi mentalidad en este deporte era mediocre. Perdí muchas oportunidades por esta razón y siento que si hubiera tenido un entrenador especializado en esta área estaría jugando profesional en este momento. Recientemente una de la cosas mas dolorosas que he tenido que enfrentar fue el fallecimiento de mi entrenador Steve Dodson. El era como mi abuelo y estuvo conmigo en el deporte desde que empecé. Steve Dodson es muy reconocido en Los Cabos gracias a este deporte, muchas personas lo admiraban y respetaban. Yo quiero algún día ser una persona noble y humilde como lo fue Steve y poder ser exitoso como lo fue él en el deporte y en la vida”.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Noche de excesos

    Narran supuesta noche de drogas y sexo que vivio Rafael Amaya

    Rafael Amaya presuntamente vivió una noche llena de excesos en un table dance de la Ciudad de México, según reportaron medios nacionales, como Radio Fórmula y El Debate.
    El joven Agustín Larios narró a Diario Basta! que acompañó al actor, de 40 años, en la parranda, en la cual hubo muchas drogas, sexo y alcohol
    “Me encontré a Rafael Amaya en un table dance un jueves. Esa noche él estuvo con 5 chavas del lugar, con todas tuvo relaciones sexuales. Él solito se bebió una botella de whisky y estuvo consumiendo drogas”, relató el sujeto, quien puntualizó que al protagonista de “El Señor de los Cielos” estuvo de fiesta tres días.
    Durante la entrevista, Larios señaló que aunque no tiene contacto con Amaya, sabe que ya está completamente rehabilitado.
    “Él comentó esa noche que ya no iba a beber ni a meterse nada, que era una despedida de los vicios. Uno de sus amigos asegura estar feliz de que Rafael se haya rehabilitado y de que cumpliera su palabra”, detalló el joven, quien precisó que el actor acudió a una clínica gracias a la ayuda de un cantante.
    Desde 2015 se comenzó a rumorar que Rafael Amaya se había tomado tan en serio su personaje de ‘Aurelio Casillas’ en “El Señor de los Cielos”, que tenía problemas con las drogas.
    En diciembre de ese año, varios medios nacionales indicaron que el actor sufrió una sobredosis y que estuvo a punto de morir, hecho que el negó y señaló que llevaba una vida muy sana pese a las especulaciones.

  • Nuevo asesinado

    La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato del periodista mexicano Carlos Domínguez, el primer caso de 2018, e instó al Gobierno de México a hacer lo que corresponde para que el crimen no quede impune. “Sabemos que la violencia tiene terribles consecuencias para la familia del periodista y sus colegas. Enviamos nuestra solidaridad a los afectados y urgimos al gobierno a cumplir con su responsabilidad de investigar, identificar a los asesinos y autores intelectuales y castigar a todos los involucrados”, señaló el presidente de la SIP, Gustavo Mohme. Domínguez, profesor y periodista independiente, fue apuñalado cuando estaba en un automóvil en Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas. Robeto Rock, presidente del Comité de Libertad de Prensa e Información de la SIP, dijo que asesinar periodistas es “una forma extrema de censura”. “La falta de justicia y castigo (para los autores de estos asesinatos) alienta otros actos de violencia, lleva a la autocensura como medio de defensa e inhibe el ejercicio de la libertad de expresión”.

  • Aprovechan damnificados

    Denuncian desvío millonario en ayudas a damnificados del sismo

    Una investigación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) encontró irregularidades y un desvío millonario en el programa de tarjetas para los damnificados de los sismos de septiembre, denunció la ONG Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). “Según la pesquisa, el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) emitió múltiples tarjetas a nombre de 1.495 beneficiarios. La autoridad bancaria documentó que a esos plásticos se depositaron unos 3,6 millones de dólares”, explicó la organización. MCCI contactó a damnificados cuyos nombres aparecen en hasta 34 tarjetas y detectó incluso que algunos de ellos, pese a la supuesta recepción de ayudas, “ni siquiera recibieron una tarjeta”, a la que se depositan los fondos.
    En la comunidad de Tenochtitlán, en Villaflores (Chiapas), Reynaldo Molina Espinoza trata de que su casa de adobe siga en pie cuatro meses después del terremoto del 7 de septiembre, de magnitud 8,2, con la ayuda de 15.000 pesos (789,5 dólares) que recibió a través de una tarjeta. Pero Molina Espinoza no sabe que en los registros de Bansefi su nombre aparece en 34 tarjetas, a las cuales se les depositó un total de 510.000 pesos (26.842 dólares), denunció la ONG.
    En una investigación realizada por la CNBV -a la cual MCCI tuvo acceso-, el nombre de Reynaldo Molina Espinoza aparece como parte de 1.495 casos de damnificados de los terremotos del 7, el 19 y el 23 de septiembre en México -que dejaron cientos de miles de viviendas dañadas- y a cuyo nombre Bansefi emitió muchas más tarjetas de las que tenían derecho.
    De acuerdo con esa pesquisa de 90 páginas, Bansefi emitió 4.574 tarjetas para 1.495 beneficiarios; es decir, se hicieron 3.079 plásticos de más, que Bansefi usó para “dispersar recursos en efectivo” que ascienden a 68,8 millones de pesos (unos 3,6 millones de dólares).
    “En la investigación de la autoridad bancaria se mencionan los once nombres de los damnificados a quienes se les emitieron el mayor número de tarjetas, entre 34 y 10 para cada uno, todas con fondos”, señaló la ONG.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento