Lunes, 17 Diciembre 2018
BREAKING NEWS
Música en la venas

Música en la venas Destacado

Gabriel López forma parte de Classen School of Advanced Studies. Actualmente se encuentra en el programa de Artes Visuales, mantiene un 3.9 de promedio en sus calificaciones, forma parte de clubs como Unión Hispana, Sociedad Nacional de Honor y Sociedad Nacional de Estudiantes de la Escuela Secundaria y además le gusta tocar el violín desde los 10 años.


Medios

About Author

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Quiero ser Médico

    Estudiante de Southeast High School es nuestra estrella estudiantil de la semana.

    Yamileth Maya cuenta con carácter único, siempre compasiva con los demás y atenta con todos. Estas cualidades han llevado a esta joven a ser una gran amiga y compañera. Durante este tiempo como estudiante de Southeast High School, Yamileth ha logrado alcanzar sus objetivos y se ha mantenido en el camino hacia la graduación y la universidad.

    “Me siento afortunada por ser elegida como la estudiante de la semana. Creo que hay muchos estudiantes que se lo merecen y el hecho de que me hayan elegido a mi, me hace sentir especial. Quiero que a través de mi historia muchos jóvenes se animen a seguir adelante con su educación”, señaló la joven estudiante.

    Yamileth Maya comenta que casi no tiene tiempo para convivir con su familia, ya que se la pasa estudiando, trabajando y realizando actividades escolares; por otra parte manifiesta que sus padres trabajan varias horas durante toda la semana, pero que, a pesar de esta situación tratan de hacer un tiempo para compartir, salir al cine o ir a cenar juntos a algún restaurante de la ciudad.

    “Mis padres son las personas que más admiro, ellos trabajan muy duro para darnos una mejor vida económica. Quizás mis padres tuvieron la oportunidad de elegir quedarse en México pero no lo hicieron, ya que había mucha necesidad de trabajo, así que emigraron a los Estados Unidos para buscar un bienestar familiar. Por esa razón trato siempre de esforzarme en ser una mejor estudiante, quiero que ellos se den cuenta que su sacrificio valió la pena. Creo que la mayoría de las personas que emigramos a este país, lo único que buscamos es que nuestras familias no sufran y tengan un mejor futuro”, comentó nuestra Estrella Estudiantil de la semana.

    En cuanto a la actividad académica, esta señorita forma parte de varios clubs escolares, es vicepresidenta de National Honor Society y Key Club, donde desarrolla servicio voluntario a otras organizaciones, además participa en Consejo Estudiantil como representante de la clase Senior, Link Crew y en SEHS Dance Troupe. Todas estas actividades y su rendimiento educativo la han ayudado a que tenga un promedio  general de 4.35 GPA.

    “Quiero ser ese tipo de personas que la gente puede venir, platicar sus problemas y que pueda ayudarlos con un buen consejo. Por esa razón formo parte de varios clubs escolares, porque puedo conocer personas que podré ayudar en un futuro. Creo que como estudiantes debemos ser responsables, así que mi consejo para los futuros estudiantes que llegan a esta escuela es que, traten de entregar sus tareas a tiempo y que estudien en sus casas”, compartió la estudiante de Southeast High School.

    Nuestra Estrella Estudiantil de esta semana comenta que, su meta es llegar a ser médico ya que cree que es una profesión donde puede sentirse feliz de ayudar a alguien. Para eso, ya solicitó ingreso a la Universidad de Oklahoma, pero si OU no la acepta, comenta que irá a UCO y posteriormente buscará ingresar a la escuela de médicos de Oklahoma y obtener una carrera como anestesióloga.

    “Como estudiantes latinos debemos seguir esforzándonos para ser mejores. Además nunca olvidemos nuestras raíces y recuerden que siempre habrá personas y organizaciones que quieren apoyarlos y no los dejarán solos”, añadió.

  • Valorando la educación

    “Estudiar vale la pena y no debemos desaprovechar esta gran oportunidad”.

    Continuamos con el reconocimiento a estudiantes latinos que destacan en las escuelas públicas de la ciudad. En esta ocasión queremos dar a conocer al joven Kevin Efraín Cortez González, quien es estudiante de Classen School of Advanced Studies. Kevin es apasionado por la educación y la música, ha logrado tener su propio negocio y fundó el primer mariachi de High School.

    “Me encanta la música. Desde el cuarto grado comencé a tocar trompeta, posteriormente piano, guitarra, bajo... lo hago en mi comunidad, la iglesia y escuela. Si no hubiera sido por el apoyo de la comunidad, no seria la persona que soy actualmente, ya que ellos me ensañaban gratis, me prestaban los instrumentos y ahora yo lo hago con los demás. Aquí en la escuela comencé un grupo de Mariachi, fue el primer mariachi de High School. Participamos en eventos como Fiestas de las Américas, entre otros. Todo lo que hago es de corazón me paguen o no, mi intención es apoyar. Regresar las bendiciones de lo que Dios nos ha dado”, afirmó Kevin Cortez.

    Este talentoso joven mantiene un promedio general de 3.8, forma parte del club Hispanic Union, National Honor Society, Mu Alpha ea y está involucrado en actividades de su iglesia.

    “Creo que la educación en Oklahoma es buena, lo que he logrado en mi vida es gracias a todos los maestros. Muchas veces creo que los menospreciamos y no les damos el reconocimiento que merecen, pero ellos son buenos en lo que hacen, lo que hace falta es que, el gobierno los apoye brindándoles más recursos económicos. Ellos van a la universidad y pagan lo mismo que aquel que estudia ingeniería, pero al final ganan menos. Eso no es justo”, manifestó Kevin Cortez quien asegura que el próximo gobernador debe enfocarse en apoyar la educación ya que en los últimos cuatro o cinco años las problemáticas han aumentado.
     
    La próxima meta de Kevin Cortez es estudiar en la Universidad, ya que es algo que sus padres no pudieron hacer, y cree que si él logra graduarse con una carrera, se sentirían muy felices. Entre sus planes está realizar una doble carrera. Señala que, quiere ser ingeniero en sistemas y posteriormente abrir un negocio donde pueda ayudar a la comunidad a través de la tecnología.

    “Me sorprende que me hayan elegido como Estrella Estudiantil de la semana, la verdad es un gran privilegio. Agradezco a Dios, mis padres y a los maestros que han dedicado su tiempo para formarme y enseñarme”, compartió el estudiante de Classen School of Advanced Studies, quien también agregó.

    “Aprovecho para decirle a toda la juventud que hagan su mejor esfuerzo para llegar a su meta. El estudio vale la pena, no desaprovechen esa oportunidad. Las drogas, el alcohol o cualquier otro vicio es pasajero y lo único que hace es destruir tu vida y tus sueños. Enfóquense en estudiar y si pueden trabajar háganlo, pero también tengan cuidado de que ese trabajo no se convierta en su prioridad”.

  • Esencia Musical

    El cuatro es el "Instrumento Nacional" de Puerto Rico.

    Más pequeño que una guitarra y más grande que una mandolina, el distintivo y levemente nasal tañido del cuatro ha hechizado al puertorriqueño desde las primeras décadas de la antigua colonia española de Puerto Rico.

    En su forma original, era considerablemente distinto a como es hoy día. El cuatro antiguo desarrolló en Puerto Rico una silueta de boca de llave y se encordaba con cuatro cuerdas sencillas hechas de tripa animal, lo que ocasionó su nombre. Su afinación y encordadura, originalmente derivado de una primitiva modalidad de afinación, originado en la antigua España del siglo 15, perduró sobre el instrumento sin cambio por siglos. Esta forma antigua del cuatro duró hasta los mediados del siglo 20 y luego desvanece para siempre en la Isla.

    A fines del siglo 19, sin embargo, nace en las regiones urbanas costaneras de la Isla una nueva forma de encordar y afinar el antiguo instrumento. Aparenta ser parte de un esfuerzo de modernizar el antiguo y limitado instrumento, y subirlo a las alturas de su tiempo. Incitando el cambio fue un furor que cubría toda la América de esa época: la afiebrada popularidad de orquestas de cuerdas populares llamadas estudiantinas, primero llegando desde Italia y luego de España, en gira por los Estados Unidos y Latinoamérica. Sus integrantes cantaban y tocaban en vestuarios multicolores. Sus instrumentos eran sonoros y estridentes instrumentos de cuerda de metal, ejecutados con púas o plectros.

    Así, los puertorriqueños, predominantemente aquellos de la costa norte de la Isla, "modernizaron" su limitado cuatro antiguo, encordándolos ahora con 10 brillantes cuerdas de alambre, afinadas en cuartas como los nuevos laúdes españoles que habían visto en manos de las estudiantinas españoles en gira por la Isla. Efectivamente, habían creado un nuevo instrumento en la Isla, manteniendo fija sobre ella, quizás por persistir en su forma antigua física y su similar función musical el viejo y familiar nombre cuatro.

    Posteriormente, durante los comienzos del siglo 20, artesanos puertorriqueños en la región de Arecibo, truecan su forma de boca de llave con una nueva forma de violín, símbolo de sofisticación y de alto abolengo. En esta nueva configuración el instrumento se oye a través de toda la Isla durante los primeros años de la radio en Puerto Rico: todos los puertorriqueños de un lado a otro de la Isla, ahora podían oír las majestuosas composiciones del gran cuatrista Ladislao Martínez. En sus manos, el brillante cuatro moderno de diez cuerdas pareadas de metal y forma de violín. La restauración por el Maestro Ladí de la música clásica puertorriqueña del siglo 19, tocado en dúo con el cuatrista Sarriel Archilla, ocasiona una nueva era de popularidad del instrumento.
    Fue así que el nuevo instrumento aviolinado de 10 cuerdas metálicas, reteniendo el antiguo nombre cuatro, perdura hasta el día de hoy como el "Instrumento Nacional de Puerto Rico".

    El cuatro no se toca solo, sino que mayormente su rol es de tocar la melodía en un conjunto de instrumentos nativos. Tradicionalmente se acompaña con una guitarra tocando los acordes y los bajos. En conjuntos modernos, usualmente se reúne también con otro cuatro ("cuatros a dúo", un estilo creado por el gran cuatrista Ladislao Martínez) y una guitarra, y siempre con un güiro o güícharo, instrumento de percusión hecho de una calabaza que se raspa para mantener el ritmo. Hoy en día es también común que se incluyan bongos, los pequeños tambores de origen cubano, en la sección de percusión.

    En el siglo diecinueve el cuatro también se podía encontrar en las ciudades formando parte de orquestas de salón, tocando música clásica y música de baile europea en salones y teatros. Los jíbaros que llegaban a los pueblos y ciudades para vender sus cosechas, oían esa música formal, le gustó y se lo llevaron de regreso a sus campos. Así se crearon "orquestas jíbaras" en el campo integradas por un cuatro tocando la melodía, el diminutivo tiple tocando los acordes de acompañamiento y la bordonúa tocando las notas graves o bajas. El Proyecto del Cuatro ha descubierto evidencia de éstas agrupaciones, olvidadas hoy día, y las ha recreado durante festivales culturales.

    Artículo publicado originalmente en www.cuatro-pr.org

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento