Lunes, 22 Enero 2018
BREAKING NEWS
A curar heridas

A curar heridas Destacado

Los habitantes de Houston empiezan a recuperar lo que queda de sus hogares.

Los habitantes del área metropolitana de Houston han iniciado ya el camino a lo que las autoridades prevén como un largo proceso de recuperación y poco a poco retornan a sus hogares para evaluar los daños causados por el paso del huracán Harvey.

En el condado Harris, donde se asienta Houston y que contabiliza por lo menos 130.000 estructuras afectadas por las inundaciones, a la par que aún hay zonas bajo orden de evacuación obligatoria en otras localidades sus habitantes empiezan a remover escombros y muebles inservibles de sus casas.

“A nosotros, los que estamos cerca del retiro, la casa es el patrimonio familiar que nos da seguridad durante nuestra vejez, y a pesar del deterioro no nos queda otra que la renovación”, señala Johnny Meyberg, natural de Colombia y residente de la ciudad de Katy, al este de Houston.

Este maestro de escuela junta los escombros y restos que se acumulan en la acera de su vivienda, en montículos de láminas de yeso enmohecidas, aislantes y pedazos descoloridos de muebles de sala, comedor y alfombras que solían reposar en los tres dormitorios del inmueble.

Meyberg se ha abocado a la reconstrucción de su vivienda, adquirida hace 18 años y que recibió más de 3 pies (900 milímetros) de agua, una labor para la que ha contado con la ayuda de una cuadrilla de voluntarios de la Iglesia Bautista de Kingsland que tocaron a su puerta ofreciendo ayuda. “Ellos han colocado nuevas láminas de yeso y todo lo que eso conlleva, desde clavos especiales hasta la pasta para unirlas”, explica, mientras sus vecinos también arrojan escombros en los jardines de sus fachadas.

Lo que ocurre en Katy se replica en otras partes del área metropolitana de la devastada Houston, la cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos. En el vecindario de Meyerland, Carolina Medina, una pequeña empresaria de origen mexicano, retorna al complejo de apartamentos en el que reside desde hace dos años solo para escuchar que todavía no puede pasar la noche en su hogar. “Vivimos en una zona propensa a las inundaciones y hemos tenido muchos problemas en el pasado, pero nada parecido a lo que hemos vivido desde hace una semana”, reconoció en declaraciones.

Relata que cuando las autoridades municipales emitieron una orden de evacuación obligatoria, decidió refugiarse en una iglesia local con su familia y sus mascotas porque “temía lo peor”. “Nos han dicho que no es posible (regresar) por la gran cantidad de moho presente, ya que podría existir algún tipo de inseguridad ambiental”, comenta Fernando Palomino, un mexicano que trabaja como guardia de seguridad y que no ha podido regresar al trabajo, entre otras razones porque su automóvil quedó bajo el agua. Palomino no ha percibido remuneración en los últimos siete días y se debate si lo poco que tiene ahorrado lo destina a pagar el alquiler, que venció el pasado 1 de septiembre, o a comprar víveres para su familia.

“Lo peor es que no sé si hay opciones para gente como nosotros”, se pregunta Medina, cuya situación migratoria es irregular. La lucha contra los efectos de Harvey, que el pasado 25 de agosto tocó tierra en Texas como huracán de categoría 4, de un máximo de 5 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, prosigue también en localidades como Beaumont, al este del condado Harris y cuyos habitantes no cuentan con agua potable tras el desborde del río Neches que estropeó las bombas y la planta de tratamiento.

El distrito escolar de Houston ha informado de que el inicio de clases se pospuso hasta el 11 de septiembre y que en los próximos días concretarán la transferencia de los estudiantes cuyos planteles han sufrido daños extensivos, los cuales suman más de una veintena.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Noche de excesos

    Narran supuesta noche de drogas y sexo que vivio Rafael Amaya

    Rafael Amaya presuntamente vivió una noche llena de excesos en un table dance de la Ciudad de México, según reportaron medios nacionales, como Radio Fórmula y El Debate.
    El joven Agustín Larios narró a Diario Basta! que acompañó al actor, de 40 años, en la parranda, en la cual hubo muchas drogas, sexo y alcohol
    “Me encontré a Rafael Amaya en un table dance un jueves. Esa noche él estuvo con 5 chavas del lugar, con todas tuvo relaciones sexuales. Él solito se bebió una botella de whisky y estuvo consumiendo drogas”, relató el sujeto, quien puntualizó que al protagonista de “El Señor de los Cielos” estuvo de fiesta tres días.
    Durante la entrevista, Larios señaló que aunque no tiene contacto con Amaya, sabe que ya está completamente rehabilitado.
    “Él comentó esa noche que ya no iba a beber ni a meterse nada, que era una despedida de los vicios. Uno de sus amigos asegura estar feliz de que Rafael se haya rehabilitado y de que cumpliera su palabra”, detalló el joven, quien precisó que el actor acudió a una clínica gracias a la ayuda de un cantante.
    Desde 2015 se comenzó a rumorar que Rafael Amaya se había tomado tan en serio su personaje de ‘Aurelio Casillas’ en “El Señor de los Cielos”, que tenía problemas con las drogas.
    En diciembre de ese año, varios medios nacionales indicaron que el actor sufrió una sobredosis y que estuvo a punto de morir, hecho que el negó y señaló que llevaba una vida muy sana pese a las especulaciones.

  • Nuevo asesinado

    La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato del periodista mexicano Carlos Domínguez, el primer caso de 2018, e instó al Gobierno de México a hacer lo que corresponde para que el crimen no quede impune. “Sabemos que la violencia tiene terribles consecuencias para la familia del periodista y sus colegas. Enviamos nuestra solidaridad a los afectados y urgimos al gobierno a cumplir con su responsabilidad de investigar, identificar a los asesinos y autores intelectuales y castigar a todos los involucrados”, señaló el presidente de la SIP, Gustavo Mohme. Domínguez, profesor y periodista independiente, fue apuñalado cuando estaba en un automóvil en Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas. Robeto Rock, presidente del Comité de Libertad de Prensa e Información de la SIP, dijo que asesinar periodistas es “una forma extrema de censura”. “La falta de justicia y castigo (para los autores de estos asesinatos) alienta otros actos de violencia, lleva a la autocensura como medio de defensa e inhibe el ejercicio de la libertad de expresión”.

  • Aprovechan damnificados

    Denuncian desvío millonario en ayudas a damnificados del sismo

    Una investigación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) encontró irregularidades y un desvío millonario en el programa de tarjetas para los damnificados de los sismos de septiembre, denunció la ONG Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). “Según la pesquisa, el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) emitió múltiples tarjetas a nombre de 1.495 beneficiarios. La autoridad bancaria documentó que a esos plásticos se depositaron unos 3,6 millones de dólares”, explicó la organización. MCCI contactó a damnificados cuyos nombres aparecen en hasta 34 tarjetas y detectó incluso que algunos de ellos, pese a la supuesta recepción de ayudas, “ni siquiera recibieron una tarjeta”, a la que se depositan los fondos.
    En la comunidad de Tenochtitlán, en Villaflores (Chiapas), Reynaldo Molina Espinoza trata de que su casa de adobe siga en pie cuatro meses después del terremoto del 7 de septiembre, de magnitud 8,2, con la ayuda de 15.000 pesos (789,5 dólares) que recibió a través de una tarjeta. Pero Molina Espinoza no sabe que en los registros de Bansefi su nombre aparece en 34 tarjetas, a las cuales se les depositó un total de 510.000 pesos (26.842 dólares), denunció la ONG.
    En una investigación realizada por la CNBV -a la cual MCCI tuvo acceso-, el nombre de Reynaldo Molina Espinoza aparece como parte de 1.495 casos de damnificados de los terremotos del 7, el 19 y el 23 de septiembre en México -que dejaron cientos de miles de viviendas dañadas- y a cuyo nombre Bansefi emitió muchas más tarjetas de las que tenían derecho.
    De acuerdo con esa pesquisa de 90 páginas, Bansefi emitió 4.574 tarjetas para 1.495 beneficiarios; es decir, se hicieron 3.079 plásticos de más, que Bansefi usó para “dispersar recursos en efectivo” que ascienden a 68,8 millones de pesos (unos 3,6 millones de dólares).
    “En la investigación de la autoridad bancaria se mencionan los once nombres de los damnificados a quienes se les emitieron el mayor número de tarjetas, entre 34 y 10 para cada uno, todas con fondos”, señaló la ONG.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento