Lunes, 22 Enero 2018
BREAKING NEWS
Perfil de un asesino

Perfil de un asesino Destacado

Devin Kelley, de mísero maltratador a histórico asesino en masa. Una tragedia más en Estados Unidos

Tras una vida digna del olvido, en la que el maltrato a su pareja y su consiguiente expulsión de las Fuerzas Aéreas fueron los hitos más destacables, Devin Patrick Kelley entró ayer en la historia negra de EEUU al perpetrar el quinto peor tiroteo masivo en los anales del país.

Para sorpresa de los millones de estadounidenses que este domingo oyeron hablar por primera vez de Kelley, quien presuntamente se quitó la vida tras matar a 26 feligreses de la iglesia First Baptist Church en el pueblo de Sutherland Springs, éste parecía encontrarse en una etapa de cierta estabilidad emocional en su vida.
A sus 26 años, este tejano estaba casado con la madre de sus dos hijos, Danielle Kelley, quien en su página de Instagram aún hace gala de ser la esposa de su “mejor amigo”.

Al menos, esa parece ser la imagen oficial que ofrecía la pareja a través de las redes sociales, pero que no parece concordar con lo que se va descubriendo tras empezar a escarbar en el suceso de ese pequeño municipio del condado de Wilson, que en apenas unos minutos perdió a cerca del 5 % de su población

a manos de Kelley.

Según informa la prensa local, entre 2009 y 2013, Danielle impartió clases a niños pequeños en este

modesto templo, a los que les hablaba de Dios.

No fue la primera vez que este exmilitar tuvo que hacer frente a las consecuencias de sus actos. Años antes de conocer a Danielle, en abril de 2011, Devin contrajo matrimonio con Tessa K. Kelley, con quien tuvo un hijo.
Sin embargo, este primer matrimonio apenas duró unos meses debido a los malos tratos sufridos tanto por

ella como por su hijo, según denunció Tessa en 2012 ante las autoridades locales.
Esta actitud no pasó desapercibida para las Fuerzas Aéreas estadounidenses, de las que el tejano formaba parte desde 2010, que optaron por someterle a una corte marcial por malos tratos a su familia, que le acabó costando doce meses de arresto, ser degradado y, finalmente, ser licenciado por mala conducta.
Kelley distaba mucho de ser un piloto y sus funciones se limitaban a tareas logísticas, en la base aérea de Holloman, en Nuevo México, según fuentes del Pentágono consultadas. Sin embargo, pese a no haber tenido la opción de combatir en primera línea de fuego, o tal vez precisamente por este motivo, la afición de Kelley por las armas era bien conocida por sus allegados.
Medios locales han publicado que el tirador disfrutaba largas temporadas en casa de sus padres, en una propiedad en las afueras de San Antonio de más de diez mil metros cuadrados, donde pasaba las horas muertas afinando su puntería. Como es habitual en estos casos, las fuerzas del orden están registrando tanto su residencia como la de sus padres, en busca de pruebas que puedan arrojar algo de luz sobre la matanza.
Más allá de sus antecedents policiales y de sus vínculos con la iglesia de Sutherland Springs, son las redes sociales las que están aportando algunas de las claves de este veinteañero de ojos verdes y pronunciadas

entradas.
Una de sus imágenes que más llaman la atención es la de un Kelley disfrazado de El Cuervo, uno de los grandes personajes góticos por excelencia, un hombre asesinado que volvió de entre los muertos para vengar la muerte de su novia.
dato.No está claro todavía si el vecino que le hizo frente con su propia arma al salir de la iglesia vio en Kelley a un loco al

que ya conocía o simplemente se encaró con una persona trastornada que abandonaba una parroquia con un rifle de asalto.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Noche de excesos

    Narran supuesta noche de drogas y sexo que vivio Rafael Amaya

    Rafael Amaya presuntamente vivió una noche llena de excesos en un table dance de la Ciudad de México, según reportaron medios nacionales, como Radio Fórmula y El Debate.
    El joven Agustín Larios narró a Diario Basta! que acompañó al actor, de 40 años, en la parranda, en la cual hubo muchas drogas, sexo y alcohol
    “Me encontré a Rafael Amaya en un table dance un jueves. Esa noche él estuvo con 5 chavas del lugar, con todas tuvo relaciones sexuales. Él solito se bebió una botella de whisky y estuvo consumiendo drogas”, relató el sujeto, quien puntualizó que al protagonista de “El Señor de los Cielos” estuvo de fiesta tres días.
    Durante la entrevista, Larios señaló que aunque no tiene contacto con Amaya, sabe que ya está completamente rehabilitado.
    “Él comentó esa noche que ya no iba a beber ni a meterse nada, que era una despedida de los vicios. Uno de sus amigos asegura estar feliz de que Rafael se haya rehabilitado y de que cumpliera su palabra”, detalló el joven, quien precisó que el actor acudió a una clínica gracias a la ayuda de un cantante.
    Desde 2015 se comenzó a rumorar que Rafael Amaya se había tomado tan en serio su personaje de ‘Aurelio Casillas’ en “El Señor de los Cielos”, que tenía problemas con las drogas.
    En diciembre de ese año, varios medios nacionales indicaron que el actor sufrió una sobredosis y que estuvo a punto de morir, hecho que el negó y señaló que llevaba una vida muy sana pese a las especulaciones.

  • Nuevo asesinado

    La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato del periodista mexicano Carlos Domínguez, el primer caso de 2018, e instó al Gobierno de México a hacer lo que corresponde para que el crimen no quede impune. “Sabemos que la violencia tiene terribles consecuencias para la familia del periodista y sus colegas. Enviamos nuestra solidaridad a los afectados y urgimos al gobierno a cumplir con su responsabilidad de investigar, identificar a los asesinos y autores intelectuales y castigar a todos los involucrados”, señaló el presidente de la SIP, Gustavo Mohme. Domínguez, profesor y periodista independiente, fue apuñalado cuando estaba en un automóvil en Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas. Robeto Rock, presidente del Comité de Libertad de Prensa e Información de la SIP, dijo que asesinar periodistas es “una forma extrema de censura”. “La falta de justicia y castigo (para los autores de estos asesinatos) alienta otros actos de violencia, lleva a la autocensura como medio de defensa e inhibe el ejercicio de la libertad de expresión”.

  • Aprovechan damnificados

    Denuncian desvío millonario en ayudas a damnificados del sismo

    Una investigación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) encontró irregularidades y un desvío millonario en el programa de tarjetas para los damnificados de los sismos de septiembre, denunció la ONG Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). “Según la pesquisa, el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) emitió múltiples tarjetas a nombre de 1.495 beneficiarios. La autoridad bancaria documentó que a esos plásticos se depositaron unos 3,6 millones de dólares”, explicó la organización. MCCI contactó a damnificados cuyos nombres aparecen en hasta 34 tarjetas y detectó incluso que algunos de ellos, pese a la supuesta recepción de ayudas, “ni siquiera recibieron una tarjeta”, a la que se depositan los fondos.
    En la comunidad de Tenochtitlán, en Villaflores (Chiapas), Reynaldo Molina Espinoza trata de que su casa de adobe siga en pie cuatro meses después del terremoto del 7 de septiembre, de magnitud 8,2, con la ayuda de 15.000 pesos (789,5 dólares) que recibió a través de una tarjeta. Pero Molina Espinoza no sabe que en los registros de Bansefi su nombre aparece en 34 tarjetas, a las cuales se les depositó un total de 510.000 pesos (26.842 dólares), denunció la ONG.
    En una investigación realizada por la CNBV -a la cual MCCI tuvo acceso-, el nombre de Reynaldo Molina Espinoza aparece como parte de 1.495 casos de damnificados de los terremotos del 7, el 19 y el 23 de septiembre en México -que dejaron cientos de miles de viviendas dañadas- y a cuyo nombre Bansefi emitió muchas más tarjetas de las que tenían derecho.
    De acuerdo con esa pesquisa de 90 páginas, Bansefi emitió 4.574 tarjetas para 1.495 beneficiarios; es decir, se hicieron 3.079 plásticos de más, que Bansefi usó para “dispersar recursos en efectivo” que ascienden a 68,8 millones de pesos (unos 3,6 millones de dólares).
    “En la investigación de la autoridad bancaria se mencionan los once nombres de los damnificados a quienes se les emitieron el mayor número de tarjetas, entre 34 y 10 para cada uno, todas con fondos”, señaló la ONG.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento