Jueves, 04 Marzo 2021
BREAKING NEWS
Cómo será la economía del gobierno de Joe Biden

Cómo será la economía del gobierno de Joe Biden Destacado

Joe Biden confirmó uno de los nombramientos más esperados desde que se convirtió en presidente electo de los Estados Unidos. Janet Yellen será la secretaria del Tesoro y tendrá a su cargo la conducción de la política económica del nuevo gobierno.

La economista de 74 años será la primera mujer en ocupar el puesto, tras haber sido la primera en presidir la Reserva Federal entre 2014 y 2018, durante el segundo mandato de Barack Obama. No es la única con experiencia de gobierno reciente. El equipo económico lo completan otros funcionarios que también pasaron por el último gobierno demócrata, del que Biden fue vicepresidente. Neera Tanden, que fue asesora de Obama, será la directora de la oficina presupuestaria de la Casa Blanca. Cecilia Rouse presidirá el Consejo de Asesores Económicos, del que había sido parte entre 2009 y 2011. Y Wally Adeyemo, que fue consejero económico internacional, será ahora subsecretario de Yellen. Por las declaraciones de Biden durante la campaña y el perfil de sus colaboradores, se espera que el nuevo gobierno impulse un ambicioso programa de reactivación económica, financiado con un aumento del gasto público. Esa será la prioridad, ya que la economía estadounidense sigue sufriendo los efectos de las restricciones sociales dispuestas para disminuir la propagación del covid-19.

El ala izquierda del Partido Demócrata anhela también que se impulsen medidas para reducir la desigualdad. Que se reviertan los recortes de impuestos aprobados por el gobierno de Donald Trump y que se suba el salario mínimo, entre otras medidas.

También hay en América Latina expectativas por el impacto que puede tener una nueva política económica de Washington. Hay muchos países que aspiran a beneficiarse de un incremento de las inversiones y del comercio estadounidense. Y otros que temen que ocurra lo contrario.

Sin embargo, Biden enfrentará serias restricciones, que condicionarán lo que pueda cambiar en el país y en el continente. Para empezar, cualquier reforma importante necesita de mayorías parlamentarias que difícilmente consiga, incluso ganando los dos senadores que se elegirán el 5 de enero en Georgia. Por otro lado, Estados Unidos perdió gravitación económica en América Latina desde antes de la presidencia de Trump, en un proceso que fue aprovechado por China y que no será fácil revertir.

Entre las aspiraciones y las posibilidades

El Departamento de Trabajo informó un desempleo del 6,7 por ciento. Ya no está en los niveles críticos de abril, cuando llegó al 14,7%, pero sigue muy lejos del 3,5% en el que estaba antes de la llegada del coronavirus. Y lo más preocupante es que la recuperación se está ralentizando: en noviembre se crearon 245.000 puestos de trabajo, menos de la mitad que en octubre, cuando se informó una desocupación del 6,9 por ciento.

Por eso, estimular la producción económica para recuperar el nivel de empleo será lo primero que intentará el gobierno de Biden. Al ser presentada como futura secretaria del Tesoro asumiendo que cuente con el aval del Senado—, Yellen calificó de tragedia la crisis sanitaria y económica que atraviesa el país y dijo que había que actuar con urgencia. “La inacción producirá una recesión reforzada que causará aún más devastación”, dijo este martes en Wilmington, Delaware.

La decisión de armar un equipo compuesto por ex integrantes de la administración Obama no solo tiene sentido porque son viejos conocidos de Biden. También porque tienen la experiencia de haber asumido tras la última gran crisis económica. Y está claro que todos coinciden en que la única forma de salir rápido es con mucha inversión pública para compensar la retracción del sector privado.

Lo que américa latina puede esperar de Biden

“Los próximos años serán extremadamente difíciles para América Latina, particularmente para los países con una alta dependencia de Estados Unidos, sea en forma de exportaciones, flujos de capital, inversión o remesas. Esto presenta un reto a los gobiernos latinoamericanos, para que profundicen sus lazos económicos entre ellos y diversi quen globalmente sus mercados de exportación, algo que podría impulsar un resurgimiento de la integración económica regional, pero con el fin de facilitar la inserción de América Latina en cadenas productivas globales. Si logran esto, algunos países latinoamericanos pueden convertirse en socios interesantes para el gobierno de Biden, que siempre estará en busca de colaboradores que asistan en la reactivación de la economía estadounidense”, explicó Thomas O’Keefe, profesor del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Stanford, consultado por Infobae.

Es cierto que Estados Unidos venía perdiendo protagonismo económico en América Latina cuando Trump asumió la presidencia, pero no hay dudas de que la tendencia se profundizó en estos años. Desde el principio estuvo claro que no iba a ser una prioridad para él intensificar los lazos interamericanos.

En sus cuatro años como presidente, solo una vez visitó la región: durante la cumbre del G-20, que se realizó en Buenos Aires, en 2018. Obama había visitado cinco veces América Latina, haciendo giras por varios países. George W. Bush fue solo a México seis veces, además de visitar a cerca de una docena de países en otras ocasiones.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento