Lunes, 06 Abril 2020
BREAKING NEWS
Médico con sangre india

Médico con sangre india Destacado

Claudia Lagos Rossavick pionera en la atención médica hispana en OKC.

Claudia Lagos Rossavick, nació en la ciudad de San Salvador, El Salvador, ubicado en América Central, su padre, Jorge Lagos, un seguidor de Cristo y poeta apasionado de Don Quijote de la Mancha, campeón nacional de boxeo y tiro al blanco, jugador de fútbol, compasivo y con profundo respeto hacia la mujer.

Explica Claudia, “mi padre tuvo dos musas en la vida, mi abuela, editora de la revista Antorcha y creadora de dos casas de beneficencia pública, una fue la Casa de los Desamparados y la otra, la Casa de la Misericordia, y mi madre, su Dulce Inea, hablaba 4 idiomas, era comerciante de profesión, con una personalidad regía y ascendencia árabe y judía.

Con Mozart de fondo, una pieza de Straus, Claudia Lagos Rosavick se sienta en la silla de su consultorio y se enorgullece al decir que su padre era un santo, quien regaló su mina de oro en Copetillos, ubicada en El Salvador y decidió ser pobre, cosa que ella no entendió, sino con el tiempo.

Los padres de Claudia defendieron a los pobres a quienes algunas veces les resultaba imposible sanar a niños, adultos y ancianos enfermos, ya que morían por falta de medicinas y sin dinero para pagar una consulta médica y el escenario era más oscuro, los pacientes eran prostitutas, homosexuales o lesbianas, por cuanto eran rechazados por los profesionales de la salud.

Huyó de la guerra civil e incomunicada durante 10 años con su familia

Claudia Lagos Rosavick, huyó antes de que estallará la guerra civil en el año 1974, y se fue a estudiar medicina, en Guadalajara, México, empezó la carrera en 3 países diferentes, tales como: El Salvador, Costa Rica y la última fue la vencida, en la Universidad Autónoma de Guadalajara, México, dónde recibió el titulo de médico cirujano en el año 1980, a la edad de 28 años, en ese momento llamó a sus padres para contarles su logro, y escuchó una lluvia de granizo, y se cayó la llamada, al tiempo supo la verdad, ese sonido fue generado por un bombardeo, motivo por el cual sus padres se exiliaron en Nicaragua, y luego en Costa Rica, así que estuvo incomunicada de sus padres, durante 10 años por razones de seguridad. Sin embargo, Rossavick los sostuvo económicamente desde la distancia.

Claudia deja México y se muda a Chicago, en el estado Illionis, EE. UU. para hacer el internado en medicina, y posteriormente se regresa a México, dónde hizo servicio social en la cárcel de Reynosa, en el estado de Tamaulipas, y después se traslada a Houston, Texas, EE.UU. para cursar estudios de maestría en Salud Pública, en la Universidad de Texas.

Fundó Ia 1era clínica para pacientes VIH en Houston

La galena en el año 1983, vivió en Houston, paralelamente estudiaba y trabajaba con la comunidad homosexual, allí fundó Monroe Community Health Center, siendo esta la primera clínica de diagnóstico de Virus de Inmunoficiencia Adquirida (VIH), Enfermedades de Trasmisión Sexual (ETS) y educación preventiva para pacientes de alto riesgo, allí conoce al doctor Ivar Rossavick, un noruego, científico, intelectual, apasionado por la medicina y el hombre con quien decidió casarse y formar una familia.

Pionera en atención médica hispana en OKC

En el año 1986 se muda a las tierras de los indios americanos, la ciudad de Oklahoma City, en el estado de Oklahoma, por compromisos laborales de su esposo, mientras que Lagos Rossavick, comienza un nuevo proyecto, constituir una clínica hispana, pero esto representó un gran reto social, “ante un grupo de personas que amaban los fondos para los hispanos, pero negaban la ayuda a quién presentara un proyecto bajo el pretexto, de que yo no tenía experiencia médica y tampoco suficientes pacientes hispanos, no podían botar el dinero, en ese entonces otorgaban $3.000.00, así que me lo negaron”, detalló la doctora.

Relata la médico hispana, que el 1 de junio de 1990, vivió una experiencia sublime, dos semanas después de habérsele negado el crédito, por gracia divina, tenía a su cargo, a más de 150 voluntarios, recibió una casita para la clínica, y la comunidad donó fondos e insumos médicos, por el orden de los $100.000,00, durante el primer año de ejercicio, Rossavick tenía más de 2 mil pacientes, y como coincidencias de la vida, el Estado de Oklahoma, le otorgó un trabajo en el servicio médico asistencial estatal, el mismo día que inauguró la clínica “La Florecita”.

Retos como médico y madre

Mientras hace una limpieza de un pie diabético a un paciente que vive en una zona rural, Rosavick, afirma que “el mayor reto profesional, fue ejercer su profesión entre colegas envidiosos, porque ella era una mujer latina, casada con un profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Oklahoma (OU), quién era demasiado blanco y demasiado rico para mí, así que me daban rotaciones de 120 horas por semana y los pacientes más difíciles de medicina interna”. 

Recuerda con impotencia, que su primer parto fue prematuro, después de 36 horas sin descanso, entró en trabajo de parto, y dio a luz a una sana niña, quien actualmente es geofísica y estudia una especialización en volcanes en Villa Rica, Chile, pero en su segundo embarazo, a las 20 de semanas de gestación, tuvo que desertar en la especialización, a causa del abuso laboral de sus colegas, nunca terminó la especialización, así que solo obtuvo la licencia para ejercer medicina interna en USA.

Reafirma, “creo que mis colegas tienen mucha vergüenza, 30 años después, soy la única mujer con su propia clínica y otros negocios independientes, y no, por “el viejo rico”, subraya Rosavick.

Apertura de la clínica La Guadalupana

Explica Claudia, que la clínica La Guadalupana, es producto de un regalo de su esposo, y el nombre de la clínica La Guadalupana, fue una ofrenda por el milagro de haber tenido un bebé sano, a los 40 años de edad, hoy día mi hijo, es médico cirujano, cursando una especialización en pediatría y está casado con una mujer de fe, también médico, estudiante residente en Ginecología y Obstetricia.

En este reportaje de personalidad, hicimos 10 preguntas claves a la Doctora Rossavick y estas fueron sus respuestas, mientras escuchábamos Strauss, como banda sonora en la clínica:

¿Cuál es su lugar preferido en el mundo?

La belleza de Viena, Austria se me parece a Carlota y a Maximiliano, en la historia de México.

¿Cuál ha sido su mejor experiencia?

“Trabajar con reas”, esto ocurrió en la cárcel de máxima seguridad para mujeres, Mabel Bassett Correctional Center en OKC, donde vivió uno de los episodios más significativos de su vida, las pacientes hicieron una lista de donaciones voluntarias, para ayudar a las víctimas de la explosión del Edificio Federal Alfred P Murrah, perpetrado el 19 de abril de 1995, en la ciudad de Oklahoma City, siendo este uno de los actos terroristas más graves ocurrido en territorio estadounidense, este ataque causó la muerte de 168 personas, entre ellos 19 niños menores de 6 años, e hirió a más de 680 personas.

¿Y cuál ha sido su peor vivencia?

Cuando llegué a Oklahoma por primera vez, sentí una profunda tristeza por la pobreza, caí en depresión, pero recordé “los valores que me habían inculcado mis padres y mi abuela, descubrí que dónde está el veneno, también está el antídoto, fue un reto, vivir en Oklahoma, pero me dije tengo que ser valiente, si mis padres sobrevivieron a un golpe de estado, a una sentencia de muerte, quien soy yo para quejarme de esto, me enfoque en lo que tenía, una profesión y un buen marido, y ese fue el despertar para ser humilde y trabajar por la gente, esto ocurrió entre 1982-1988, periodo en el cual Oklahoma estaba pasando por una recesión petrolera.

¿Cuál es el olor de El Salvador?

Me huele a café y a tortillas calientes.

¿Cuál es el olor de México? 

Me huele a mole y tacos y a todo lo hermoso que puedas sentir en la vida.

¿A qué le sabe Oklahoma? 

Me sabe a reto, a lucha.

¿Qué piensa de los hispanos que hacen vida en Oklahoma?

Son sedentarios, hambrientos de cultura, religiosos, pero no espirituales, duermen, pero no tienen sueños, conformistas, humildes, nobles, simples y muchos huérfanos de escuela.

¿Cuál es la patología con mayor frecuencia en los inmigrantes latinos?

Diabetes, embarazo precoz, cáncer, hipertensión, obesidad, depresión, consumo de drogas, alcohol y violencia doméstica.

¿Qué acción social está desarrollando en este momento?

Fortaleciendo el valor de la mujer y de las madres solteras hispanas, mediante actividades de integración en la clínica La Guadalupana.

¿Cuál es su reto este 2020?

Implementar programas de salud bio-psico-social, que incluyan ejercicios, dietas saludables, tratamientos para adicciones psicoterapéuticas, violencia en el hogar y educación dirigida a los padres sobre programas escolares y universidades.

Concluyó la regía médico, “decidí quedarme en Oklahoma City, bridando mis servicios profesionales a los pacientes hispanos a un bajo costo, al mismo tiempo, exhortó a los latinos a seguir alimentando la esperanza, porque somos la semilla del futuro, los sobrevivientes de la vida y con propiedad puedo decirles que: sí se puede ser feliz, en estas tierras de pieles rojas”.

Visto 731 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento